document.cookie="techData=; domain=.piensasolutions.com; path=/; expires=Thu, 01 Jan 1970 00:00:00 GMT;";document.cookie = `techData={"host":"piensasolutions.com","land":"\/blog\/servidores-vps-2","time":1716583868000,"traffic":"internal","source":"(direct)","medium":"(none)","bot":false,"tacos":{"channel":"Direct Type In Generic","campaign":"Direct Type In Generic","code":"5HJAZVRF--ZWR1KKD"},"google":{}}; domain=.piensasolutions.com; path=/; expires=0; SameSite=Lax; Secure`; bg
Inicio | Qué es y cómo usar sFTP para subir los archivos de tu web

Qué es y cómo usar sFTP para subir los archivos de tu web

Qué es sFTP

Probablemente ya estés familiarizado con el término FTP, siglas de File Transfer Protocol, que es el método por el que subimos los archivos de nuestra web a nuestro hosting. 

Hoy en día la recomendación para realizar esta función es usar sFTP (https://es.wikipedia.org/wiki/SSH_File_Transfer_Protocol). Y es que la letra “s” aporta en este caso la misma diferencia que hay entre Http y Https: seguridad, ya que los datos entre tu ordenador y el servidor se transferirán de forma cifrada por medio de SSH (Secure Shell).

Cómo usar sFTP

La forma de usar sFTP es casi idéntica a utilizar FTP. Lo puedes hacer tanto usando nuestra aplicación FTP del panel de control (https://www.piensasolutions.com/blog/webftp-hosting/) como aplicaciones de escritorio como Filezilla (https://filezilla-project.org/) o incluso desde dispositivos móviles con aplicaciones como Android Hands  (https://play.google.com/store/apps/details?id=com.arpaplus.adminhands&hl=es&gl=US). 

Lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que tienes sFTP habilitado para tu cuenta FTP. Se hace desde la sección FTP de tu panel de control. Si no está habilitado, pulsa en Modificar para hacerlo.

sFTP

Una vez activado el sFTP, la configuración es muy sencilla:

  • Si usas Filezilla, tendrás que usar el puerto 22 para sFTP, en lugar del puerto 21 que se utiliza para el FTP sin cifrar. El resto de datos de servidor, nombre de usuario y contraseña, no cambian.

Con este sencillo gesto puedes reforzar, si todavía no lo has hecho, la seguridad de tu web y de tus datos.